Chucho y Chatarra

Mientras aguardaban el estreno de Conan el Destructor, los fans marvelianos de 1984 recibieron con expectación la noticia de que los guionistas de aquella película, Roy Thomas y Gerry Conway, habían comprometido su participación en un largometraje de imagen real de la Nueva Patrulla-X. Al frente del proyecto se hallaba Nelvana, compañía canadiense especializada en animación que había formalizado una alianza estratégica con el reputado estudio Orion Pictures para la distribución del film. Fueron precisamente las dificultades económicas que empezó a arrastrar Orion Pictures a partir del año siguiente las que acabarían dando al traste con la producción. ¡A los mutantes todavía les quedaba por delante una larga travesía en el desierto antes de poder alcanzar el oasis hollywodiense prometido!

1.jpg

6 de Abril. Dreadstar # 11 USA se adentra en el tenebroso pasado del Alto Señor Papal, líder supremo de la Iglesia de la Instrumentalidad a quien Jim Starlin pretendía convertir en el equivalente de Thanos para la colección. De hecho, ambos personajes tenían una constitución física casi idéntica. Todo esto de los parecidos razonables viene que ni pintado para haceros partícipes de una anécdota muy curiosa: ¿Sabíais que Starlin tenía por costumbre sacarse fotos disfrazado de Dreadstar para que le sirvieran de referencia? A tal fin, disponía de una capucha, unos guantes y una espada que venían a ser réplicas fidedignas de lo que podía verse en el cómic. Y como además resultaba que el autor se había dejado perilla, daba bastante el pego… ¡Él era Vanth Dreadstar! Otros personajes de su obra “La Odisea de la Metamorfosis” también estaban basados en personajes reales. Así, el rostro de Juliet se inspiró en la colorista Lynn Varley, mientras que el rostro del padre de esta reproducía las duras facciones de Frank Miller. ¡Y el dibujante Val Mayerik posó caracterizado de Aknaton! Más fácil lo tuvo Starlin para perfilar la imagen del felino Oedi dentro del elenco de Dreadstar, ya que en este caso se limitó a tomar como modelos a sus gatos Eddie y Electra.

110 de Abril. The Incredible Hulk # 297 USA muestra los lápices del “nuevo” Sal Buscema a pleno rendimiento, con tintas de un Gerry Talaoc cada vez más entonado. El desenlace del episodio descubría que Pesadilla era el auténtico responsable de la reversión bestial de Bruce Banner. Observad que la cubierta que Bill Sienkiewicz ilustró para el comic consigue su máximo efecto cuando se reproduce en blanco y negro… ¡y totalmente desprovista de textos!

Otro título a la venta esta semana, Rom # 56 USA recibe la visita de tres miembros de Alpha Flight en una aventura de marcado corte ecologista que concluiría en el número siguiente. Llama la atención que el guión de Bill Mantlo hiciera referencia al Vindicador, cuando James Hudson llevaba casi un año utilizando el alias del Guardián. ¡Más incomprensible aún es que al editor Ralph Macchio se le pasara por alto semejante gazapo! Imaginamos que estos dos episodios debieron de servirle a Mantlo para familiarizarse un poco con unos personajes cuya serie acabaría guionizando.

2

La portada llevaba la firma inconfundible de John Byrne, y las ilustraciones interiores corrían a cargo de M.D. Bright, siendo este el único episodio que dibujó para la cabecera.

2

Por su parte, G.I. Joe # 25 USA se recuerda principalmente por la entrada en liza del villano Zartan, maestro del disfraz, tras protagonizar un cameo en el número anterior. Sin embargo, nosotros vamos a centrarnos en el debut de otros dos pintorescos personajes que asomaban por la historia: el sargento Mutt y su dóberman Junkyard. Fueron introducidos en el cómic porque a Hasbro le interesaba comercializar un pack de un Joe con su mascota. Siempre que tocaba ampliar la línea de figuras de acción, la compañía juguetera hacía llegar a Marvel un boceto donde se esbozaba la premisa básica del concepto, dejando en manos de Larry Hama la ulterior tarea de desarrollarlo. Como a Hama también le correspondía ponerle nombre a los personajes, el guionista procuraba curarse en salud planteando a Hasbro seis opciones distintas. Así se garantizaba que el departamento legal de la empresa pudiera registrar sin problemas al menos una de ellas. Según reconocería el propio Larry, el primer nombre de la lista rara vez resultaba aprobado.

3

Con Mutt y Junkyard, da la impresión de que se lo tomó con bastante sentido del humor. Si traducimos los nombres a nuestro idioma, podríamos rebautizar a la pareja como Chucho y Chatarra… ¡sólo que aquí el “chucho” era el dueño del can! Estirando aún más la broma, Hama dispuso que aquel extravagante intercambio de roles se trasladara asimismo a sus personalidades, contraponiendo el carácter agresivo de Mutt con la afabilidad de Junkyard hacia el resto de los Joes. ¡Incluso sus propios compañeros recalcaban que la aparatosa máscara que llevaba puesta Mutt parecía un bozal, como se puede comprobar en la viñeta dibujada por Frank Springer y Mike Gustovich! Cuando Forum publicó en España los cómics del Comando G.I. Joe, tradujeron únicamente el nombre perruno y dejaron en inglés el de su amo, ¡sin darse cuenta de que así le quitaban toda la gracia al chiste!

Sabido es que la estrategia comercial de Hasbro y los contenidos de los tebeos de G.I. Joe iban estrechamente ligados, hasta el punto de que podría hablarse de una sinergia total entre ambos. Sólo en 1984, Hasbro llegó a contratar un total de cuatro grandes campañas publicitarias de G.I. Joe en la televisión USA, escalonadas entre los meses de Febrero y Agosto. Por imposición legal, los anuncios de juguetes sólo podían dedicar un máximo de siete segundos a animación y efectos especiales. El resto del metraje debía mostrar imágenes de los juguetes en sí. Con ello se pretendía evitar que se pudiera hacer “publicidad engañosa” y manipular a los impresionables infantes. Para salvar esta restricción, Hasbro acordó con Marvel que lo que  promocionara oficialmente fueran los cómics. Los spots venían a ser pequeños cortos animados de treinta segundos cuya realización corría a cargo de Marvel Productions. Al principio y al final del metraje se insertaban imágenes fijas de un cómic Marvel recién publicado como “coartada” para poder defender que aquello era el anuncio de un tebeo. ¡En sentido estricto, nadie podía discutirlo, ya que los juguetes no aparecían por ninguna parte! Por si os pica la curiosidad, a continuación vamos a ofreceros un curiosísimo vídeo donde se recopilan los anuncios marvelianos de G.I. Joe

Huelga decir que todo aquel potente despliegue publicitario resultó determinante para consolidar el éxito marveliano de G.I. Joe. Algunos números llegaron a contar con segundas y hasta con terceras ediciones, algo ciertamente excepcional en los comic books de aquella época. La Casa de las Ideas solía dejar un margen prudencial antes de volver a imprenta, del orden de tres meses, acotando la distribución de las reediciones al circuito de librerías especializadas.

Poco tiempo después, Hasbro y Marvel volverían a jugar la baza animalista con Snake Eyes, a quien terminaron buscándole como mascota un lobo llamado Timber para poder sacar la figurita correspondiente. ¡Cosas del marketing!

az

13 de Abril. The Micronauts # 59 USA se pone a la venta con un mes de retraso, coincidiendo con el cierre sorpresivo de la cabecera. Este número presentaba el nuevo tándem creativo formado por Peter B. Gillis y Kelley Jones, pero ya os indicamos en un anterior CB! que a última hora Jim Shooter decidió proceder a la cancelación de la serie con la intención de relanzarla más adelante en un nuevo formato que pudiera comercializarse también en newsstands. Gillis solventó el compromiso con una suerte de epílogo donde los héroes del Microverso tratan de sobreponerse a la devastación de su Mundo Natal, transformado en un cascarón vacío carente de vida como consecuencia de la apocalíptica guerra librada contra el Barón Karza. Evocando la grandiosidad cósmica de Jack Kirby, la historia no escatimaba viñetas espectaculares a gran tamaño para lucimiento de un Kelley Jones que acababa de hacer la transición de entintador a dibujante. En aquella primera tentativa ya demostraba que tenía madera de artista, por más que a su estilo aún le quedaran muchos aspectos por pulir. La guinda al pastel la pondría Michael Golden, el creador gráfico de los Micronautas, felizmente recuperado para que diera realce al evento ilustrando la impactante portada de aquel último número. Aunque la imagen del torso ensangrentado del Barón Karza pueda parecer inusualmente explícita para los estándares Marvel de 1984, debe tenerse presente que esta cabecera se distribuía sólo en librerías antes de su reconversión y, por lo tanto, no estaba obligada a pasar el control del Comics Code Authority.

Miguel G. Saavedra

 

 

8 comentarios de “Chucho y Chatarra”

    1. Gracias por los elogios, Omoloc … y por inaugurar el apartado de comentarios. A esta segunda etapa de la sección le está costando un poquito arrancar, ya que muchos lectores aún no han descubierto que el blog vuelve a estar activo en la web de Panini. Confiemos en que poco a poco la situación se vaya normalizando.

  1. Es un placer encontrar este blog, ya que soy de mexico y gracias a los cómics zinco conocí su trabajo señor saavedra, y en pocos días leí todos los articulos, ojalá no tarde tanto en volver a publicar pues siempre me ha gustado su manera de escribir.

    1. ¡Muchas gracias, Juan mi, y un afectuoso saludo para todos los que nos siguen desde el otro lado del Atlántico!
      La sección Comic Books! lleva ya seis años apareciendo en las publicaciones Marvel de Panini. La versión impresa puede leerse actualmente en las colecciones de Spiderman y Patrulla-X Oro.
      Y en lo que respecta a esta versión digital, tuvo que ser paralizada como consecuencia de la reconversión de la web de Panini, pero ya ves que nos hemos vuelto a poner en marcha.
      Los artículos de la sección también pueden encontrarse en la web hermana Universo Marvel:
      http://www.universomarvel.com/category/comics/universo-comic-books/

    1. Saludos de madrugada, Pohiko. Tal como ha ido evolucionando la sección, ahora casi tendría más sentido plantear una Biblioteca CB! compuesta por varios volúmenes. El Archivo Cronológico Marvel 1984/1987 probablemente daría para un libro de 200-300 páginas cuando esté terminado. Luego estaría la Cronología de la Marvel de los 60, que aún queda pendiente por completar. Y el resto de artículos tal vez encajarían mejor en otro volumen separado.
      ¡El problema estriba en encontrar un editor “daredevil” que se atreva con semejante proyecto!

Deja un comentario