Fénix recopilatorio

Ajeno a toda la convulsión que se estaba viviendo en los comic books, el Spiderman de las tiras de prensa mantuvo impertérrito su indumentaria tradicional a lo largo y ancho de 1984. Floro Dery ilustraba las planchas dominicales y Fred Kida hacía lo propio con las viñetas diarias, siempre bajo la batuta de Stan Lee. Ahí donde lo veis, el incombustible StanThe Man” lleva ya más de 41 años escribiendo ininterrumpidamente los guiones de estos cómics concebidos para los diarios, en ocasiones sirviéndose de la colaboración de ayudantes tan ilustres como Roy Thomas.

1

16 de Marzo. El volumen The Uncanny X-Men recopila la Saga de Fénix Oscura con una nueva portada ilustrada ex profeso por Bill Sienkiewicz. Esta publicación resulta especialmente significativa desde un punto de vista histórico por tratarse del primer tomo Marvel que englobaba una línea argumental de una determinada cabecera. Aunque ahora nos pueda parecer lo más normal del mundo, cabe subrayar que en su momento supuso toda una innovación. En realidad, libros con contenidos marvelianos ya se habían comercializado anteriormente a través de sellos asociados como Lancer Books, Simon and Shuster o Ace Books. Y en la década de los setenta se ensayó la fórmula de los Treasuries en formato tabloide para presentar reediciones de material clásico. Pero el dato incuestionable es que La Casa de las Ideas no se lanzó a la arena de los tradepaperbacks entendidos como tales hasta otoño de 1983, cuando apareció a la venta Mighty Marvel Team-Up Thrillers, antología de 166 páginas donde se incluía una selección de team-ups protagonizados por algunos de los personajes más emblemáticos de la editorial. En la parte superior de la cubierta figuraba como “número uno”, señal inequívoca de que la intención de partida ya era desarrollar una colección de tomos, por más que no se la identificase con un título específico. Hubo que esperar casi medio año para que llegara a las librerías el segundo volumen, en esta ocasión dedicado íntegramente a la Patrulla-X.2

Uno de los aspectos que más sorprenden de su diseño de portada es que se obviara cualquier referencia a la Saga de Fénix Oscura. Tan sólo figuraba el logo de The Uncanny X-Men a secas. Tampoco se mencionaba a los creadores del cómic ni se aportaban sus datos biográficos en el interior, destacándose en el lomo únicamente el nombre de Stan Lee como autor del texto de presentación. Para colmo, el libro prescindía de las portadas de los tebeos originales… ¡y no sería por falta de espacio, ya que entre capítulo y capítulo se dejaba una página en blanco a modo de separación! Todas estas carencias no impidieron que gozara de una excelente acogida que se tradujo en numerosas reimpresiones. Y lo más importante: a partir de aquí, se abría un nuevo sendero inexplorado que acabaría transformando por completo la industria de la historieta USA. ¡De alguna manera, podríamos decir que todo comenzó con este modesto recopilatorio de la Saga de Fénix Oscura!

 ff20 de Marzo. Anunciada como “la mayor tragedia desde la formación del grupo”, Fantastic Four # 267 USA mostraba con toda su crudeza el drama personal de Sue Richards al verse malogrado su segundo embarazo, haciendo inútiles los esfuerzos de su marido Reed por recabar la asistencia del Doctor Octopus. Valga indicar que John Byrne siempre había considerado a Otto Octavius uno de sus adversarios arácnidos predilectos, habiendo podido dibujarlo ya en el Amazing Spider-Man Annual # 19 USA de 1979. Byrne recuerda que el guionista Marv Wolfman le preguntó qué villano le apetecía dibujar antes de meterse de lleno con el annual, y su primera elección fue Mysterio. Luego resultó que ya estaba reservado para otro cómic y entonces sugirió el nombre de Octopus. Al final, Byrne no quedó demasiado satisfecho con la labor realizada por Wolfman en aquella historia, de ahí que viera este episodio de los 4F como la ocasión idónea para perfilar su propia versión del villano, ahondando en su faceta más humana y vulnerable.

afMientras, otra tragedia estaba a punto de desencadenarse en Alpha Flight # 11 USA, coincidiendo con el debut villanesco de Omega Flight. Para dar forma al personaje de Chico Salvaje, Byrne adaptó una idea que había pensado como un posible origen para Lobezno. De hecho, él definía a Kyle Gibney como “un Lobezno depravado”, lo cual hacía que tuviera todo el sentido del mundo integrarlo dentro un supergrupo que venía a postularse como la réplica canadiense de la Hermandad de los Mutantes Diabólicos.

Además del doblete habitual del prolífico JB, esta semana también se distribuirían los no menos habituales spidertítulos Peter Parker Spectacular Spider-Man # 91 USA y Marvel Team-Up # 142 USA, este último con la Capitana Marvel participando como estrella invitada.

Y las duplicidades no se quedaban ahí: Peter B. Gillis tenía dos guiones suyos en danza, uno para What If ? # 45 USA y otro para The Defenders # 132 USA.

3

¿Quién es más fuerte, Thor o Hulk? El cómic de What If? se atrevía a responder por fin a tan peliaguda cuestión… ¡contundentemente! La historia planteaba un escenario alternativo donde la muerte de Rick Jones exacerbaba la rabia asesina de Hulk hasta límites insospechados, forzando a Thor a detenerlo mediante el uso extremo de la fuerza. ¡Ese escalofriante “¡Snap!” es el sonido que hacía el cuello del goliat esmeralda al romperse! El especial lo dibujaba Ron Wilson, aquí muy bien complementado por las eficaces tintas de Ian Akin y Brian Garvey.

El estreno de Gillis al frente de Los Defensores ya lo anticipamos en un anterior CB!. Lo que no comentamos entonces es que Gillis era un fan absoluto del grupo desde sus tiempos de aficionado: ¡Incluso remitió una carta a la sección de correo USA para ponderar el trabajo de David Anthony Kraft y Keith Giffen en la colección! Claro que a él lo que le gustaba de verdad era la formación clásica, con el Doctor Extraño, Namor, Hulk y Estela Plateada, reconociendo que hubiera preferido poder reclutarlos para sus historias. Este número de The Defenders también sería el primero entintado por Kim DeMulder, a quien se fichó para tratar de darle un look un poco más moderno a los dibujos de Don Perlin. Otra mezcla un tanto inusual de estilos la encontrábamos en el equipo creativo de Star Wars # 84 USA, con lápices de David Mazzuchelli y acabados de Tom Palmer. ¡Anotadla como la primera y única colaboración entre ambos artistas! El argumento de este relato autoconclusivo a mayor gloria de Han Holo llevaba la firma de Roy Richardson, más conocido profesionalmente por sus trabajos como entintador. 

1aa

27 de Marzo. El potencial gráfico del todavía bisoño Mazzuchelli volvería a ponerse de manifiesto en Daredevil # 208 USA, episodio en el que tuvo oportunidad de lucirse ilustrando un magnífico guión de Harlan Ellison y Arthur Byron Cover. “La noche más mortífera de mi vida” atrapaba a Matt Murdock en una mansión repleta de trampas letales, cada una de ellas más diabólica que la anterior. Lo que hacía tan especial la historia era su sentido del ritmo, merced a una narrativa cinematográfica que transmitía a la perfección esa sensación de peligro constante.

4

Decía Ellison que el objetivo prioritario que se fijó con este guión no era otro que devolver a DD a sus raíces: un aventurero ciego sin miedo. Como detalle curioso, señalaremos que su participación se gestó de una manera un tanto accidental, a raíz de unos problemas de salud que padecía el guionista habitual de la serie, Denny O’Neil. Cuando supo que tenía que ser hospitalizado para hacerse un examen médico, O’Neil decidió contactar con Ellison y le pidió que le sustituyera, aprovechando que ambos eran viejos amigos. Este le explicó que tenía un compromiso previo con DC Comics para escribir un cómic de Batman pero, como favor personal, cambió de planes y aceptó el encargo. En lugar de confeccionar un guión al uso, Ellison optó por escribir un tratamiento inicial de 24 páginas, estructurándolo como si fuera un guión de cine. Lo hizo así porque quería asegurarse de que todas sus indicaciones quedaran debidamente plasmadas en el texto. A continuación le pasó el manuscrito a su colega Arthur Byron Cover para que lo revisara a fondo. En los créditos del tebeo no se especificaba cuál había sido la aportación de cada uno, pero sabemos por boca de Ellison que el argumento era totalmente suyo. Sin embargo, al no estar muy puesto en temas de actualidad marveliana, creyó preferible recurrir a Byron Cover para terminar de pulirlo. Por eso él entendía que lo justo era que ambos figuraran como coautores. El entusiasmo de Ellison al abordar el proyecto alcanzó tales cotas que llegó a afirmar que le hacía más ilusión ver publicado este cómic de Daredevil que su nuevo libro. El desenlace del episodio dejaba el final abierto y tendría una inesperada secuela en el número siguiente, una vez que se confirmó que O´Neil debía regresar al hospital para someterse a pruebas adicionales. Ellison declinó hacerse cargo de este segundo guión por falta de tiempo, pero sí se prestó a esbozar la premisa básica del mismo, dejando en manos de Byron Cover su redactado definitivo. ¡Hoy nos hemos quedado ya sin espacio, pero volveremos a referirnos a él en una próxima sección!

Miguel G. Saavedra

 

 

Deja un comentario