Mundos de Batalla

El 1984 marveliano no fue el año de Orwell, sino el del Beyonder. En Forum tuvieron la ocurrencia de rebautizar al personaje con el más bien desafortunado nombre de El Todopoderoso, ¡y así se quedó! No menos chocante es que la edición mexicana optara por denominarlo El Eterno… ¡Imagino que los lectores aztecas andarían con la mosca detrás de la oreja, intrigados por saber si existía alguna conexión oculta con la mitología de Kirby!

Ándale más acá  o más allá, casi mejor aparcamos a un lado todas estas adaptaciones tan “creativas” para centrarnos en el cómic original USA. Decía Sal Buscema que dibujar Secret Wars resultó tan estresante para Mike Zeck que terminó provocándole una crisis nerviosa. Al preguntarle a Mike sobre esta cuestión, el artista me aclaró que el bueno de Sal había acertado en el diagnóstico, ¡pero se había confundido de paciente! En realidad, quien sufrió la crisis nerviosa fue el entintador John Beatty. Este sólo tenía veintidós años al iniciarse el proyecto y todavía no estaba muy rodado. ¡La presión le afectó tanto que incluso tuvo que medicarse! En La Casa de las Ideas llegaron a referirse a él como “la víctima de las Guerras Secretas“.

Los guiones de Jim Shooter llegaban siempre tarde y había que dejarlo todo para el último minuto. Zeck sólo recibía un guión cada vez. Aunque empezó elaborando lápices completos, pronto no le quedó más remedio que limitarse a abocetar las planchas. Como sabéis, fue Bob Layton quien finalmente tuvo que encargarse de dibujar los números cuatro y cinco, dándole así un respiro al titular de la serie.

2

Los problemas con las fechas de entrega obligarían a recurrir a diversos entintadores de apoyo sin acreditar, entre ellos Art Nichols y Joe Rubinstein. También colaboraron Jack Abel y Mike Esposito, cuyos nombres sí figuraban en los créditos del número ocho. Uno de los entintadores que echó un cable en el último episodio fue un “rookie” llamado Art Adams. Si os fijais bien, veréis que en algunos acabados se distingue con nitidez su trazo característico. Muchas veces iban tan apurados de tiempo que las páginas tenían que rematarse con los artistas disponibles en el bullpen en ese momento, o con aquellos que pudieran desplazarse rápidamente a las oficinas de la editorial.

El departamento de produccion alteraba sin ningún miramiento las ilustraciones de Zeck: figuras, viñetas enteras… Cuando Marvel les devolvió los materiales originales del primer número, tanto Mike como John Beatty se quedaron boquiabiertos al constatar que en algunos casos ni tan siquiera se había preservado el 50 % de los dibujos. ¡Los originales estaban llenos de típex! Pensando que ningún coleccionista serio iba a mostrar interés por unas planchas tan manipuladas, acabaron ofreciéndolas a precio de saldo. ¡Mike no tardaría mucho tiempo en arrepentirse de haberse precipitado a la hora de tomar dicha decisión!

Esto no quiere decir que reniegue de su trabajo en el cómic. Muy al contrario, agradece el impulso que dio a su carrera. Pero su honestidad profesional le obliga a reconocer que Secret Wars fue, ante todo y por encima de todo, un proyecto personal de Jim Shooter. La implicación del “boss” llegó a tal extremo que empezó a pasarle croquis esquemáticos de lo que quería ver plasmado en las páginas. Su intención con ello era minimizar las correcciones. Echando la vista atrás, “BigJim cree que un proyecto de esta envergadura quizás no fuera el más apropiado para el estilo de Zeck, lo que a su juicio explica que fueran necesarios tantos retoques. En alguna ocasión ha manifestado que la decisión de ficharlo la tomó Tom DeFalco, el editor de la colección, ya que era a él a quien correspondía la responsabilidad de hacerlo. Sin menospreciar las aportaciones de Zeck, al que ensalza como un excelente dibujante, Shooter considera que con otro artista tal vez se podrían haber obtenido mejores resultados. Desde luego, no puede decirse que sucediera así con Secret Wars II, pero esa es una historia para otra ocasión…

Mike quiso recalcar que no le molestó en absoluto que Shooter complementara los guiones con bosquejos orientativos, entendiendo que se trataba prioritariamente de “su”  proyecto. No apreció que fuera una falta de respeto ni nada por el estilo. Él tenía más que asumido el papel que le había tocado desempeñar en aquel Mundo de Batalla editorial, a su manera tan convulso como el de ficción, y puso todo su empeño para que los episodios quedaran lo mejor posible. Cuando le ofrecieron la serie, recuerda que le indicaron que el Capitán América iba a tener un protagonismo relevante en la trama. Ese fue el punto que le convenció para aceptar el encargo, dado que tanto Beatty como él eran grandes fans del personaje y venían de completar una muy celebrada etapa en la colección regular del Capi junto al guionista J.M. DeMatteis. ¡En aquel momento, no podían sospechar el embrollo en el que se iban a meter!

3

La cubierta de Marvel Super-Heroes Secret Wars # 1 USA quedará para siempre como una de las imágenes más icónicas de aquella década. Zeck clavó el diseño a la primera, no hubo bocetos alternativos. Esta tónica se mantendría para el resto de números, ya que las premuras de tiempo no daban margen para hacer probaturas. Al perfilar la ilustración, lo hizo teniendo en cuenta que también iba a utilizarse como póster promocional. Las limitaciones de espacio obligarían a que la portada del comic book dejara fuera a Mister Fantástico y Thor, los dos héroes que ocupan la franja superior del dibujo. También se suprimió a Bola de Cañón, habida cuenta que el joven mutante no tenía participación alguna en la macrosaga. Su hueco quedó cubierto por Coloso, que en el primer diseño había quedado ubicado en la parte izquierda de la imagen. El último personaje descartado del montaje final fue Kitty Pryde, por los mismos motivos que Bola de Cañón, si bien todavía figuraba en la versión que apareció reproducida en el magazine Marvel Age # 12 USA…

4

Todos estos cambios se justifican porque en un primer momento a Mike no se le había especificado exactamente cuáles iban a ser los personajes que intervendrían en las Guerras Secretas.

Muchos han sido los homenajes y las recreaciones que han tomado como referencia esta mítica portada. Aunque escoger sólo una resulta bastante peliagudo, os confesaré que mi favorita es una commission realizada por Anthony Castrillo mostrando cómo podrían haber sido las Guerras Secretas en el universo de la Distinguida Competencia

5-

Huelga señalar que la ilustración toma como base la versión final de la portada que se publicó en el cómic. ¡No busquéis al Hombre Elástico en la parte superior, porque no aparece!

Artista de origen colombiano, Castrillo se dio a conocer en los noventa, pero sus problemas para cumplir con las fatídicas fechas de entrega malograron lo que podría haber sido una prometedora trayectoria. En la web comicartfans, donde está colgada la ilustración, se puede leer un comentario de “Mike Zeck” valorando tanto la idea como su ejecución gráfica. Si he puesto el nombre entre comillas es porque el propio Mike me desmintió haber dejado ningún comentario en la web. ¡De hecho, no tenía conocimiento de la existencia del dibujo hasta que yo se lo enseñé! En fin… Lo más suave que se puede decir del graciosillo de turno que hizo la suplantación es que es un impresentable de campeonato. Como bien señala mi tocayo, en algunas ocasiones Internet puede convertirse en “un océano de desinformación”, y lo peor es que muchas de estas fechorías quedan impunes. Recordaréis que en un anterior CB! ya aludíamos a la “portada fantasma” de The Avengers Annual #10 USA, con la cual se logró engatusar a más de un incauto.

En cualquier caso, el que seguro que no tiene ninguna culpa de esto es Anthony Castrillo. Así que no vamos a restarle méritos a esa titánica recreación suya con sabor a clásico ochentero. Incluso podemos pasar por alto alguna pequeña inconsistencia, como ese Aquaman con garfio que en realidad no debutó hasta la década posterior…  ¡Viendo la ilustración, le entran a uno ganas de solicitarle el cómic completo! 

Miguel G. Saavedra

6

MZ EXTRA! Mike Zeck visitó nuestro país el pasado verano, coincidiendo con la celebración de la Metrópoli Comic Con. El artista disfrutó singularmente con el ambiente familiar que se respira en el festival asturiano, aspecto este que propicia la asistencia de aficionados de muy corta edad. Aquí lo vemos posando junto al risueño Martín.

7

Y prestad atención a esta otra foto: ¡Alejandro apenas alcanza las dos semanas de vida, pero ya forma parte de la legión de incondicionales de Zeck! Obsérvese con qué determinación sujeta su lámina dedicada del Castigador… ¿Sería exagerado afirmar que tenemos ante nosotros al true believer más joven del mundo?

 

Deja un comentario